Es una hierba originaria de Asia, donde es utilizada desde hace unos 3000 años para tratar afecciones cutáneas.
En los últimos tiempos se han investigado sus propiedades relacionadas al combate de la “piel de naranja” o celulitis.

Numerosas cremas y geles anticelulíticos la contienen como principio activo y también puede encontrarse en cápsulas para su uso vía oral.

La centella asiática tiene en los tejidos una acción antiinflamatoria, regeneradora y cicatrizante; contribuye a mejorar la circulación a nivel de los capilares y pequeños vasos, disminuyendo su permeabilidad, de esta manera las células dérmicas aumentan su oxigenación y eliminan con mayor facilidad los residuos de su metabolismo.
En su composición hay un alcaloide que mejora notablemente la textura de la piel estimulando la producción de fibras de colágeno, previniendo o tratando la flacidez (haciendo que luzca más lisa y joven); y también contribuye a degradar las grasas localizadas, regulando el metabolismo de los adipocitos.

Para que los resultados puedan hacerse evidentes, el tratamiento debe ser constante y regular. La aplicación de cremas anticelulíticas a base de centella asiática diariamente durante 2 a 3 meses otorgan resultados buenos a muy satisfactorios, dependiendo del estado inicial de la afección.
En el tratamiento con cápsulas se recomienda ingerir 3 comprimidos al día.

Las dosis que aquí se indican son orientativas ya que como se dijo, depende de cada situación en particular, y hay que tener en cuenta que consumida en exceso puede causar efectos adversos como ser náuseas o reacciones dérmicas.
Está contraindicada en embarazo y lactancia.


Búsquedas relevantes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>